top of page
Buscar
  • gemma2097

3. ShaktiShiva, Shivashakti, ying yang, ida pindala, contenedor y contenido, vida y muerte, inhalaci

Nos habíamos quedado enmedio del peregrinaje a Shakti y la activación de la kundalini. Pero el peregrinaje sería incompleto sin hallar a Shiva. Hemos necesitado representar la realidad que conocemos de forma dual para experimentarla y transformar nuestra consciencia con esta experiencia. ¿Como si no tendríamos la experiencia de lo que es dulce sin haber probado lo amargo, como podríamos registrar la expansión sin haber vivido la contracción, o cómo nos podríamos anclar profundamente a la vida sin conocer sus confines, la enfermedad, el dolor y la muerte? Mientras la experiencia es simplemente experiencia, la consciencia fluye de lo dulce a lo amargo, de la contracción a la expansión, de la expansión a la enfermedad, del dolor a la vida. (Como un niño que desde su pureza e inocencia, cae, se hace daño, llora y al acto se levanta y sigue andando). Pero en el momento en el que aparece la mente y juzga a la experiencia, la consciencia se queda atrapada en experimentar lo que está juzgando. ¿Y qué tiene que ver esto con el peregrinaje, con la activación de nuestra consciencia y nuestra alquimia interna? Pues todo. En un peregrinaje a través de lugares de poder aprendemos a desarrollar un centro fuerte para ir abrazando a todas las experiencias que nos encontramos como manifestaciones de la consciencia, sin aferrarnos ni rechazar. Desde la entrega y confianza totales.

Para eso hay que entrenar la mente y tu sistema energético. Si te encuentras en un templo con una energía maravillosa, pero tu mente está ocupada en quejarse por el calor, el hambre, los mosquitos, el ruido, y en interpretar todo lo que tus sentidos estén captando, tu mente definitivamente estará interfiriendo en la experiencia de permitir que tu campo se transforme. Así como pasa en la vida, quizá tenemos delante a la persona que más nos ha amado en la vida, con quien más podríamos crecer y transformar nuestro corazón, pero mientras la mente esté interfiriendo y rechazando con sus miedos y proyecciones del pasado, nada de eso será posible. Y eso es aplicable al trabajo de tu vida, a la realización de tu gran sueño, a la abundancia que permites en tu vida o a los vínculos que dejes que entren en tu corazón. Mientras tu gran mente esté interviniendo, seguirás teniendo la sensación que no vives la vida que has venido a vivir. Y todo eso está en nuestra querida mente. Y aquí es dónde entra Shiva a la escena En cualquier templo hindú, siempre vas a encontrar una piedra en forma fálica rodeada de una piedra redonda en forma de vagina. (Tienes una representación de esta unión de ShivaShakti en la imagen que encabeza esta newsletter). Esta forma representa la unidad. La unidad de consciencia. La unión de los extremos cuando dejamos de rechazar una u otra experiencia. En occidente nos ha llegado una interpretación muy superficial, poniendo a las funciones de Shakti en las mujeres y a las de Shiva en los hombres. Y eso nos ha limitado y condicionado muchísimo. Pero lo cierto es que ambas energías se encuentran en todos nosotros y nosotras, y la invitación es a trascender también la parte de la consciencia que no quiere abrazar unas cualidades concretas y las pone y exige a fuera. Como si, por ejemplo, lo femenino tuviera que hallar fuera la protección, y lo masculino tuviera que hallar fuera la suavidad. Mientras estemos atrapados en esta dualidad, nuestra relación con el mundo, con los demás y con nosotros mismos será parcial, dual y dependiente.

Por eso, en todos los templos antiguos de India, han sido construidas estas uniones de ShivaShakti amplificando la energía del lugar y elevando así la unidad de consciencia que trasciende la mente dual. Cuando caminas a través de estos espacios la mente se detiene, deja de intervenir y la magia sucede: eso que has estado buscando a fuera, lo hallas dentro. Y esta es la mayor de las dichas. Tu luz y tu sombra, tus dones y resistencias, dejan de estar en conflicto. Forman parte de esta maravilla única que solo puedes encarnar Tú y todo, incluso y sobre todo lo que más has rechazado, ocupa un lugar perfecto y con todo el Sentido para tu vida, tu aprendizaje y tu Consciencia. (Para entendernos, si has tenido una experiencia así, por más efímera que haya sido, provablemente se ha debido a una pequeña activación de la kundalini. Lo importante es que la Consciencia pueda descansar en este espacio de forma estable y expansiva, con mínima fluctuación. La vida se encarga de sacarnos una y otra vez de la experiencia de Unidad, pero es importante irla registrando e ir adquiriendo recursos para hacerla cada vez más estable) Y lo más interesante es que, para que no nos perdamos en el mundo de las formas y de la dualidad, en el hinduismo siempre que encuentras un templo a Shiva, a pocos metros encuentras otro templo a Shakti. Y viceversa. Y dentro de ambos templos está la unión de ShivaShakti. ¿Como entonces lo dual tiene cabida? El decorado que percibes simplemente te está activando el recuerdo de que no hay separación, que nunca has estado separado de la Esencia, que no hay nada que buscar fuera y que la Unidad reside en ti. Solo debemos dejar de intervenir con nuestras interpretaciones. Eso no significa dejar la mente en blanco, sino dejar de creernos nuestro discurso (que no es otra cosa que nuestro pasado proyectado en el presente) y darnos el permiso de vivir el presente tal y como es. Dejarnos sorprender. Sin rechazar. Y la buena noticia es que las sabidurías ancestrales nos han dejado el mapa trazado para recorrer el camino. ¿Y como se integra el estado de Unidad que nos regalan los templos, las experiencias extraordinarias o los Estados Ampliados de Consciencia en la vida? Permaneciendo. Practicando. Recordando una y otra vez, cada vez que olvidas, cada vez que la mente interviene, cada vez que te hallas interpretando lo que vives. Cada vez que sales de tu centro. Regresando una y otra vez a los recursos que te traen a este espacio de apertura, de inocencia, de unidad. Regresando a este templo que habitas y que contiene la Unidad. ¿Cómo lo haces? Es la gran pregunta. Que tiene una gran respuesta: abriendo la puerta que conduce a ti. Hay miles de propuestas ahí a fuera para acompañarte a cruzar esta puerta, yo por el momento te propongo dos: - La primera es la formación en Meditación Terapéutica un viaje de transformación profunda, de acompañamiento en el cruce de obstáculos personales, para un cambio radical de consciencia. Integrar la meditación en lo cotidiano y abrazar la experiencia en la que nos encontramos aquí y ahora como motor de transformación. Es todos los jueves a las 20h hora española en directo vía zoom y se queda grabado por si no puedes estar. - La segunda, es que empieces a practicar con cualquiera de las dos sadhanas que encontrarás en mi Escuela de Meditación Terapéutica y Terapia Energética. Una forma de empezar a aprender a transformar tu campo energético y alinearlo para tu salud, vitalidad y bienestar. En la siguiente entrega te hablaré de la alquimia interna de ShivaShakti, y como hallarla en la cotidianidad ;)

33 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page