top of page
Buscar
  • gemma2097

El futuro de nuestra salud

La comprensión y cuidado de nuestra salud está simultáneamente en evolución y en involución.


Por un lado, cada vez hay más profesionales de la salud dándose cuenta de que la revolución en nuestra salud es INTEGRATIVA, y que hay que formarse, abrirse y conocer la pata de la silla que siempre le ha faltado a la medicina alopática convencional: la energética y transpersonal. Así que hay muchos médicos, psicólogos, nutricionistas, coach...que tomando un acto de responsabilidad y humildad, se dan cuenta de que no están contemplando una dimensión esencial del ser humano y que sin esta dimensión, la salud siempre va a ser parcial. ¿Cuántas veces a lo largo de tu vida has ido al médico con un malestar aparentemente físico pero después de análisis y pruebas, no encuentran "nada" relevante, pero igual te han puesto una etiqueta a este "nada" y te han medicado? Pues eso, obviamente, era una disfunción energética. Los médicos que hoy en día están teniendo la humildad suficiente como para abrirse a incluir lo energético en su consulta, lo están comprendiendo.


Por otro lado, aprovechando este auge, están surgiendo muchísimos oportunistas que se quieren beneficiar de esta apertura. ¿Te has fijado en cuantas personas hoy en día te hablan en instagram o youtube de energía, meditación, regulación de tu sistema nervioso y te ofrecen vídeos en los que siguiendo 3 consejos puedes alcanzar la salud suprema? ¿Y no te chirría? Lo peligroso del caso es que en muchas ocasiones las personas que están desesperadas buscando soluciones se enganchan a este tipo de contenido fácil y rápido que está especialmente creado para captar su atención y sacarles dinero sin preocuparse en absoluto de los resultados, y de la salud de quien recibe sus prácticas. Más peligroso es aún que la inmensa mayoría de personas que generan este tipo de contenido han hecho un cursito exprés de fin de semana para creerse con la autoridad como para darte consejos de salud. 


Qué incoherencia, ¿cierto?


Sí, vivimos tiempos especialmente incoherentes en cuanto a nuestra salud. Sabemos "mucho" acerca de ella, pero más que nunca parece que no sepamos nada. Las redes sociales se han encargado que un conocimiento que hasta hace 15-20 años estaba vetado para muchos, estigmatizado e hiperjuzgado por los más "racionales" de la sociedad, hoy en día esté de moda hasta el punto de banalizarse. Como si el fin de tu salud fuera tomarte un batido de leche de coco en Bali con una orquídea colgando mientras, por supuesto, te haces una foto y lo compartes en redes para que los demás vean que lo has conseguido. Lo triste es que en la mayoría de los casos, una vez hecha la foto quien se toma el batido regresa a su mundo personal de ansiedad, insatisfacción y autoengaño, tratando de mostrar a los demás un estado interno ficticio. 


¿Estás viendo lo mismo que veo yo? Sí, lo que te decía al principio, evolución e involución simultánea. Incoherencia, vamos. 


Y al cuidado de esta coherencia es a lo que me siento especialmente comprometida y a lo que dedico mi vida profesional y personal. Para mí, no es casual que hace 20 años recibiera este conocimiento de la mano de Mukesh, una de las personas más coherentes, humildes, humanas y respetuosas que he conocido en mi vida. Tampoco es casual que me haya dedicado 20 años en formarme en las principales escuelas de terapia energética de alrededor del mundo y que además me haya formado en psicología y pedagogía para que el mundo occidental comprendiera el lenguaje transpersonal de lo que necesitaba compartir. No es casual porque es simplemente mi misión en esta vida, la suma de todos los pasos que he dado hasta ahora. 

Este regalo inmenso me fue entregado no para quedármelo para mí, sin para transmitirlo, para compartirlo. Y me fue entregado así, desde el respeto máximo a la coherencia del ser para custodiar esta coherencia y convertirla en mi guía siempre.


Por eso, cada vez que algún especialista en marketing me contacta para ofrecerme sus servicios y decirme que debería tener una "estrategia de marca", le digo lo mismo. Que mi estrategia es la antiestrategia. La de comprometerme a hablar solo de lo que conozco y he practicado años y años en mi vida. El cuidar de que lo que comparto llegue desde el cuidado, desde el respeto, al servicio de quien viene buscando salud. Y lo que alucina a los especialistas de marketing es que precisamente esta "antiestrategia", esta ausencia de estrategia de marketing, es la que realmente vende.

Todos mis cursos, encuentros, y talleres se llenan fácil y rápido. Tengo la agenda de terapias llena hasta finales de septiembre, el retiro de verano lleno, la primera edición de la Formación Integrativa en Terapia Energética se llenó en dos semanas, y en este momento quedan 10 plazas para la segunda edición que tendrá lugar en 2025. Y ¿sabes por qué sucede esto? Pues porque las personas que andan buscando, resuenan con esta coherencia. Vibran cuando encuentran transparencia. Cuando hallan hogar donde descansar. Porque a mi verdaderamente lo que me importa no es tener la agenda llena, sino que quien accede a mi consulta halle resultados. No me importa tener el retiro o la formación llenos, sino que las personas que acuden hallen transformación y un camino estable, amoroso, coherente. Y esto llega. Resuena.


Así que esta es mi declaración de intenciones y mi sueño: una salud realmente integrativa donde los profesionales cultiven su coherencia para estar realmente al servicio de las personas que acuden a su consulta o formaciones. 

Imagino un futuro en el que en las unidades de paliativos en los hospitales haya tanto médicos como terapeutas energéticos acompañando desde el servicio el proceso de "fin de vida y trascendencia".

Imagino un futuro en el que médicos y terapeutas energéticos compartan consulta para dar una respuesta integrativa a la salud de sus pacientes.

Imagino un futuro en el qué vivamos en una sociedad que busque cultivar más la coherencia y denuncie el autoengaño.

Sí, sé que esta visión te puede resultar lejana o positiva en exceso pero personalmente ya colaboro con médicos, nos derivamos mutuamente pacientes para ofrecer esta mirada integrativa y nos comprometemos en construir este futuro soñado desde el presente. 


Así que si has leído hasta aquí, aprovecho para agradecer a todas las personas que formáis parte de esta realidad, de construir este sueño desde el presente. Gracias por vuestra confianza, por atreveros a ir más allá de lo que nos han enseñado de pequeños, por siempre buscar y comprometeros con una salud integrativa. 

Porque el futuro, como siempre, está en nuestras manos, y en nuestro presente.


Juntos Somos Consciencia Despertando


Gemma



4 visualizaciones

Comments


bottom of page